Cualidades directivas

0
102

Aprovechando esta época de confinamiento, entre un pequeño grupo de amigos, todos ellos responsables de empresas de sectores diferentes, organizamos un viernes tarde, una videoconferencia y tratamos sobre las cualidades que debe tener un líder de empresa o de equipos

No somos expertos, así que las conclusiones a las que llegamos son opiniones que quisimos registrar, pero que consideramos que podrían ser de interés para otras empresas. Desde mi punto de vista, totalmente extrapolable al sector inmobiliario y de administraciones de fincas

Cada uno resaltó aspectos que veía en los otros y que consideraba que debíamos tener. Debatimos y contrastamos opiniones diversas, buscamos puntos de consenso y llegamos a las conclusiones que indico a continuación. 

  • Competencia. En primer lugar, debatimos sobre si es necesario disponer de conocimientos técnicos del sector. Llegamos a la conclusión de que el conocimiento técnico no es necesario, ya que puede estar cubierto por las habilidades directivas. Consideramos que para mantener la confianza y la cooperación del equipo se necesita experiencia previa. Desde nuestro punto de vista hay una serie de rasgos básicos como saber tratar al cliente, manejar el tiempo eficazmente y seguir adelante con los compromisos.
  • Orientación al cliente. Debe dar lo mejor de sí, para comprender y satisfacer las necesidades del cliente. Ya no vale la forma de gestionar tradicional. El cliente está informado, sabe, se documenta, compara. 
  • Trabajo en equipo y delegar. Es imprescindible disponer de dotes de dirección de grupos de personas, saber trabajar en equipo para alcanzar eficazmente los objetivos marcados, a la vez que debe saber delegar para el desarrollo de los demás miembros del equipo.
  • Flexibilidad. Disponer de una capacidad de reacción cuando es necesario un cambio de orientación y de estrategia. Conseguir minimizar el impacto de los imprevistos, si es preciso, moviendo los recursos en la dirección adecuada en cada momento y en función de las necesidades. En este punto hubo un amplio debate, pues se mezcló con la estructura de los equipos, muchos de ellos, con estructura estática y en consecuencia poco flexibles a los cambios.
  • Personalidad y humildad.  El otro factor que consideramos esencial es que disponga de una personalidad abierta y amistosa, así como la autoridad y el respeto del equipo. Pero debe ser humilde para no aferrarse a una autoridad de imposiciones.
  • Y por último, empatía. Debe tener la capacidad de situarse en el lugar de otra persona, entender las necesidades de todos los actores de nuestro sector, clientes, profesionales, proveedores, empleados. Saber transmitir esa empatía hasta conseguir que los miembros del equipo sean conscientes de que el objetivo perseguido es igual de importante para todos.

Fue una jornada muy interesante, repetiremos. Ninguno de ellos puso reparo en que publique estas notas, por lo que les agradezco su participación y sus ganas de compartir experiencias.

Deja un comentario