Líder y equipo

0
125

Las empresas de administración de fincas, al igual que cualquier otra empresa, tiene dos objetivos fundamentales. En primer lugar, prestar un servicio a la sociedad, y en segundo lugar, la obtención de unos beneficios para garantizar su continuidad

Hoy en día los servicios que prestamos son cada vez más amplios y sofisticados, motivado por una demandada cambiante y más exigente. 

El equipo

Por esas razones, se necesitan al frente de las mismas, a profesionales cada vez más capacitados, mejor formados y más dispuestos a evolucionar en sus conocimientos y en su trabajo, tal y como lo está demandando la sociedad. 

A su lado, deben contar con un buen equipo. A todos nos queda bien claro que once personas no son un equipo de fútbol, aunque podrían jugar un partido. ¿Pero qué ocurrirá? Salvo que del grupo salga un líder nato que oriente al equipo, nos encontraremos que no compartirían el espíritu de compañerismo y de unión. Estaríamos ante una amalgama de individualidades en lugar de un bloque conjuntado y organizado. 

El líder

Los equipos, las organizaciones y las empresas necesitan un líder para su adecuado funcionamiento.

Desde mi punto de vista, esta persona tiene una serie de tareas clave. Por un lado, la planificación estratégica, ¿qué queremos conseguir? ¿dónde queremos estar?, ¿a qué distancia están los objetivos? , ¿qué acciones se emprenderán para aplicar el plan?. 

Potenciar cualidades

Por otro lado, organizar al equipo y su manera de trabajar, y conseguir que sus miembros asuman la misión o propósito general. Para ello, debe seleccionar a las personas y ayudarlas a desarrollarse para que trabajen para conseguir un nivel de eficiencia muy alto. El trabajo en equipo tiene un efecto de sinergia que multiplica las capacidades individuales. Hacer que piensen y trabajen juntos, propicia que se entiendan mejor, se resuelvan los problemas, haya una mejor comunicación.

Obtener resultados

Y, por último, controlar sus resultados. Hay que ser honestos y coherentes, un equipo debe dar resultados, y en consecuencia se deben medir lo que se hace y lo que se consigue, todo ello, como medio de superación. También, como consecuencia, hay que dar a cada uno lo que le corresponde, porque no hay peor forma de ser injusto que tratar a todos igual y no diferenciar a quienes realizan esfuerzos diferentes o distintos.

Todos hemos de cooperar con interés para que la empresa produzca y ofrezca los servicios que los clientes demandan.

Deja un comentario