Retorno a la normalidad

0
85
la nueva normalidad

Ya hemos salido del estado de alarma y en consecuencia nos hemos incorporado a lo que se ha denominado una nueva normalidad. Es un escenario en el que deberemos aplicarnos con buen ánimo y con inteligencia. He querido dejar que trascurrieran unos días para ver cómo afrontábamos esta nueva etapa y la veo, a la vez, con optimismo y preocupación.

Por un lado, tendremos que hacer frente a una nueva visión de las empresas y de sus equipos, y deberemos aprender a gestionarlos frente a la incertidumbre que se avecina en este futuro próximo. 

Por otro lado, necesitaremos desaprender todo aquello que ahora ya no nos sirve, ser valientes, priorizar el cuidado del equipo humano y el de los clientes. Es el momento de pensar en las personas.

Desde mi punto de vista, estos cuatro meses, han acelerado los procesos de transformación digital de las empresas de nuestro sector. Todos aquellos proyectos que estaban pendientes o aplazados, se han vuelto a poner encima de la mesa y se han acelerado la toma de decisiones. 

En este poco tiempo, los administradores de fincas, han pasado a servidores cloud, a las centralitas virtuales, a las firmas digitales certificadas, han vuelto a hablar de chatbot, de trabajar con visitas virtuales, de realidad virtual, de inteligencia artificial, etc.

Pero, sobre todo, de teletrabajo. Uno de los aspectos que tendremos que reformular de una manera clara es el teletrabajo. En este periodo muchos lo han confundido con el trabajo remoto, y han dado por sentado que basta con tener el equipo o el portátil de casa conectado a la red del despacho. En mi opinión, también será necesario cambiar las valoraciones al equipo y realizar las mediciones por resultados y no por las horas de conexión. Considero que el teletrabajo debe ser el complemento ideal para la flexibilidad horaria y la conciliación familiar. Este aspecto tiene que ser una de las fórmulas para atraer y retener talento en nuestras empresas y, sobre todo, para mejorar la satisfacción y la vinculación de los empleados. 

Todo ello, debe derivar en la consecución de unos mejores resultados de la empresa.

Estaremos atentos a la evolución y al trascurso del año, seguro que se presentarán oportunidades que no tenemos que dejar de aprovechar, y que permitirán recuperar una economía que se ha resentido y que ha impacto de forma directa en nuestro sector inmobiliario.

Deja un comentario