Reflexiones sobre el teletrabajo

0
80

Antes que yo escribiera estas líneas, expertos y universidades, han debatido y escrito sobre el teletrabajo, sus opiniones y estudios indican que el mejor modelo será el hibrido entre el trabajo en casa y en las empresas. 

En nuestra empresa hace un año, en el mes de septiembre-19, emprendimos un estudio para que el último departamento que faltaba se incorporase a este proceso mixto de trabajo.

Hemos de partir que una parte muy importante de la actividad que desarrollamos posibilita el teletrabajo. Varios departamentos ya lo estaban haciendo de manera normal y rutinaria. 

Por ello, quiero centrarme en el departamento de atención a clientes, que es el único que realizaba su trabajo de forma presencial, desde la recepción de la llamada hasta la asistencia y resolución por parte de los técnicos de soporte.

En nuestro estudio, dado que técnicamente estamos preparados, los argumentos que se analizaron y que permitían esta transformación en la forma de trabajar, eran dos principalmente. Por un lado, permitir la flexibilidad en la distribución del horario para ajustarlo a las necesidades de cada uno de los miembros del equipo y con ello facilitar la conciliación familiar, y por otro lado, que una parte del trabajo se realiza por proyectos. Desde la dirección de la empresa entendíamos que era una forma de recompensa, de demostrar la confianza en las personas y conseguir un mayor grado de implicación.

Debo reconocer que el proyecto no fue bien acometido y no fructificó en la forma que pretendíamos. Razones como la necesaria interacción entre los miembros del equipo, las aportaciones de ideas y apoyos entre sus miembros, la generación de confianza y las razones personales primaron para no posibilitar el cambio. Y seis meses después, de la noche a la mañana, por razones sanitarias, nos hemos vistos obligados a trabajar todos desde casa sin tener determinado con precisión el plan de trabajo que exige el desarrollo de la estructura.

Tras el periodo inicial de adaptación y ajustes a la nueva situación, puedo decir, que ha sido un éxito. La respuesta del equipo ha sido muy satisfactoria y el trabajo básico del departamento no se ha resentido, aunque hemos notado lo que la profesora Mireia de las Heras, define magistralmente, en la entrevista que le realizaban en la Vanguardia. “El teletrabajo sirve para la física de lo previsto, pero no para la química de innovar y crear juntos”.  Por esa razón, entiendo que esta forma mixta de trabajar se irá consolidando y regulando, y esta situación habrá de significar, para nuestra empresa, un auténtico y eficaz punto de partida. Para finalizar, me quedo con el titular de la entevista “Lo ideal sería un 60% de días en la oficina y otro 40% de teletrabajo”.

Deja un comentario