Si yo buscase un despacho, local o nave

0
189
gente trabajando en la oficina

En una entrada anterior en este blog, hablaba sobre la experiencia y la tecnología de las empresas del sector inmobiliario, hoy me planteo que haría si buscase un despacho, local o nave para mí empresa.

Es obvio, que el espacio en el que desarrollar nuestra actividad empresarial es un elemento esencial en la estrategia de la empresa. Mi nivel de exigencia es mucho mayor, y que el acierto en la elección dependerá en buena parte el éxito o fracaso de la continuidad de la empresa.

Qué representa el espacio de nuestra empresa

Entiendo que la elección del espacio en el que nos ubicaremos ha de ser coherente con el plan estratégico que quiero seguir en mi empresa, con el posicionamiento actual que tenemos en el mercado, con nuestros planes de futuro, con nuestro estilo de trabajo, con el equipo humano con el que cuento o incluso con la imagen que deseo transmitir. Para mi empresa el inmueble y su ubicación son una pieza fundamental para conseguir nuestros objetivos.

Por otro lado, el coste del inmueble, ya sea en compra o en alquiler, constituye un gasto significativo dentro del presupuesto de la empresa. El encarecimiento de estos inmuebles hace que mi toma de decisión sea más cautelosa y se analice con más detenimiento. Es una decisión importante, no solo por la cuantía económica, sino por vincular la actividad de mi empresa en un largo periodo de tiempo.

Acudir a un profesional inmobiliario, es básico

Por todo ello, y como la mayor parte de las operaciones inmobiliarios se realizan a través de profesionales, acudiría a una empresa de intermediación inmobiliaria. 

Por los medios que dispongo, la habría localizado a través de internet, ya sea por su web o por la información facilitada en portales inmobiliarios. 

Habría visto los inmuebles que ofrecen hasta encontrar aquel que encajase en mis necesidades y posibilidades. Como dispongo de poco tiempo, para optimizar las visitas, habría visitado el inmueble virtualmente deteniéndome en cada una de las estancias y planificando la idoneidad de cada pieza para la distribución de los recursos. Con la ayuda de la realidad aumentada dispondría la elección del mobiliario y su distribución.  

Por otro lado, habría analizado la inmobiliaria, pues deseo que sea una empresa solvente y profesional, que más que el negocio fácil, aborde su actividad profesional con prestigio y me preste un servicio de calidad, y que me ofrezca un servicio integral.

Qué pedir antes de decidirse por un inmueble

Voy a pedirle una fuerte ampliación y clarificación de toda la información sobre el producto, pues le pediré que informe de la situación jurídica del inmueble, cargas, titularidad, que me informe sobre las restricciones en el tipo de la actividad a desarrollar, y las afecciones de tipo urbanístico.  Para mí, es fundamental y considero muy importante que me asesore en los contenidos de los documentos que se redacten, arras, contratos de arrendamiento o escrituras de compraventa. Y también que me asesore sobre el financiamiento y todos los gastos derivados.

Y para no continuar, un largo etcétera.

A este grado de exigencia se enfrentan cada día las empresas del sector inmobiliario. Los clientes cada día están más formados e informados. La incorporación de las nuevas tecnologías se debe ver como una oportunidad en el sector y no como una amenaza. El sector necesita de profesionales cada vez más polivalentes y preparados que ofrezcan un servicio de valor añadido. Un sector que apueste por la transparencia en productos y servicios, y que sea capaz de generar confianza en el cliente y hacerle sentir el centro de atención.

Deja un comentario