La tecnología en el sector de la administración de fincas

0
528
Tecnología en los despachos

Es esta época de disrupción, los despachos de administración de fincas tienen que hacer frente a nuevos retos y a una mayor competitividad. Un sector al que se están incorporando nuevos actores y en el que la tecnología está irrumpiendo con fuerza.

Cada vez es más importante que los propietarios y titulares de los despachos de administración de fincas, tomen conciencia de que, para poder competir, sus empresas necesitan mejorar sus procesos e innovar lanzando nuevos servicios y  automatizando procesos.

Ya sabemos que innovar requiere asumir riesgos, de un análisis profundo de la capacidad de la empresa y del hábitat en el que opera, de la financiación que se destina, del equipo que la emprende, pero es necesaria para sobrevivir. Nuestra profesión es poco dada a asumir riesgos, el miedo a lo desconocido, a lo nuevo, a no saber qué hacer ante las nuevas condiciones existentes, pero hoy en día, una organización tiene que ser capaz de adaptarse al entorno y ser más flexible.

A la vez que se innova es necesario hacer un proceso de mejora, se deben reducir costes, optimizar la calidad de los servicios, disminuir errores en algunas de las labores repetitivas, conseguir el tiempo que permita a la empresa destinar personal a otros trabajos con valor añadido, especialmente la fidelización de Clientes y la comercialización de nuevos servicios.

Conoce la tecnología necesaria

Cuestionar lo conocido y el cómo se hace, es el motor de la evolución y la transformación. No se puede tener una administración de fincas con los mismos servicios de antaño. Para poder avanzar en este proceso de mejora es imprescindible disponer de determinadas herramientas básicas que faciliten la gestión de los procesos:

Pero hemos de tener en cuenta que para la mejora y para  innovar es necesario contar con un líder, para ello es necesario que los directores de empresa dispongan de tiempo, y que el día a día no merme los recursos, ya que las tareas de innovación suelen ser clasificadas como “importantes”, pero “no urgentes”, y suelen ser tareas que se dejan a un lado para cuando haya tiempo suficiente.

Para concluir, la existencia de una cierta preocupación o de una cierta inquietud por el futuro son el mejor impulsor de los procesos de innovación y mejora, como profesión hemos de hacerle frente aunque somos conscientes de que cualquier cambio no es fácil.

Deja un comentario