Volver al trabajo en un futuro del trabajo

0
338

Leia el estudio de Deloitte sobre “Tendencias Globales de Capital Humano 2020 – Volver al trabajo en el futuro del trabajo, dónde realizan una reflexión de cómo nos hemos convertido en Empresas Sociales y de como se construirá el futuro post-COVID.

Lo que más me ha llamado la atención en su informe es un análisis, que me ha parecido muy interesante, sobre si el factor humano y la tecnología están en conflicto, en un mundo impulsado por la tecnología.

Una de las conclusiones que se obtiene, es que esta crisis ha representado una oportunidad para que las organizaciones dejemos de llevar caminos paralelos en el trato a las personas y a las máquinas, y que se han de buscar puntos de confluencia para fomentar la innovación y el crecimiento. El COVID-19 ha reforzado el convencimiento que las personas no se encuentran separadas de los avances tecnológicos, que trabajando de manera conjunta son más poderosos que trabajando por separado.

Todo ello me ha hecho reflexionar, sobre la forma en la que las empresas nos hemos adaptado a las circunstancias y como deberemos afrontar el futuro. En un sector como el nuestro, el de la administración de fincas, hemos sabido implantar en muy poco tiempo tecnologías avanzadas que en otros momentos habíamos pospuesto.

Hemos tenido una oportunidad de aprendizaje, y todo aquello que hemos asimilado no lo debemos olvidar y no dejar de aplicarlo. La integración en nuestras organizaciones de tecnología y las personas ha sido una realidad que ha creado valor y ha permitido con más – menos dificultades el mantenimiento de muchas de nuestras empresas.

Otro aspecto que yo destacaría, es que en momentos como estos se ha demostrado que es más importante el equipo que el individuo, e incluso más importante la forma en la que se hacen las cosas y se comparten las ideas que la propia filosofía de la empresa.

Hemos visto como el COVID-19 nos hacia crecer la jornada, y como hemos tenido que balancear las relaciones profesionales con las personales. Pero en un futuro, que ya está aquí, nos vamos a enfrentar a nuevos retos, que han de seguir favorecido el aprendizaje de los equipos, a la vez que debemos saber compaginar mejor nuestra vida personal con nuestras profesiones. 

Estamos viendo algunos aspectos como la rigidez horaria o presentismo, han dejado de ser valorados, y como nuestras organizaciones están evolucionando hacia un rediseño convirtiéndose en ágiles y descentralizadas con liderazgos basados en gestión digital y con equipos empoderados para tomar decisiones rápidas. Tendremos esos puntos de confluencia con la tecnología para que contando con su apoyo dispondremos de una variedad de aplicaciones y herramientas para que de forma conjunta podamos construir unas nuevas organizaciones.Para concluir, y volviendo a mencionar el informe, del que copio la expresión “Una organización que esté diseñada y organizada para maximizar lo que las personas son capaces de pensar, crear y hacer en un mundo de máquinas”

Deja un comentario